Intervención en crisis

Por lo general la persona afectada por la enfermedad de la adicción al alcohol y/o a otras drogas no acepta padecerla, o minimiza la gravedad de su situación lo cual es un síntoma característico de esta patología.

 

Contamos con un procedimiento para este tipo de casos denominado "Intervención en crisis".

 

Este método consiste en asesorar a los familiares y personas cercanas al enfermo de quiénes, cómo, cuándo y en qué forma hablar con su familiar, con la intención de que acepte recibir ayuda profesional. Las intervenciones cuando son previamente preparadas y conducidas por terapeutas especialistas en intervención en crisis, tienen el 85% de probabilidad de éxito.

 

Esto quiere decir que de cada 10 pacientes intervenidos, al menos 8 pacientes, aceptan ingresar a un centro de tratamiento de rehabilitación de adicciones y están dispuestos a recibir un tratamiento de rehabilitación de adicciones profesional.

 

El temor de lastimar al enfermo o de dañar más la relación son las razones más comunes por las que los familiares y las personas cercanas al adicto y/o alcohólico se cuestionan si deben tener una intervención.

 

La enfermedad de la adicción es progresiva y mortal, por lo que cada día sin recibir ayuda profesional aumentará el deterioro y pondrá en riesgo la vida misma.

Con una intervención lo que se busca es hacer consciente a la persona de que necesita ayuda y acercarle las opciones para solucionar su problema, que lo vea como un problema y a los que participen en la intervención que estén seguros que es muy importante su participación para con sus comentarios y observaciones ayudar al adicto a tomar una decisión.

 

Se cree que la persona debe llegar al fondo para solicitar ayuda, en muchas ocasiones se da el momento propicio para intervenir en un punto de crisis en donde, aunque la persona no esté convencida o consciente del daño que se hace y hace a los que están cerca, la situación es perfecta para interrumpir la progresión del problema.

 

Si logran convencerlo de tomar el tratamiento, es el momento indicado para iniciar el proceso, es cuando el intervencionista, de acuerdo al plan toma las acciones pertinentes para llevar al paciente por su propia voluntad.