Anteponer los principios a las personalidades

25 de octubre


«El anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.»


Duodécima Tradición


«Anteponer los principios a las personalidades.» Muchos pronunciamos estas palabras a coro cada vez que se leen las Doce Tradiciones. El hecho de que se hayan convertido en una frase trillada no las hace menos importantes ni en el servicio ni en nuestra vida. Estas palabras son una afirmación: «Prestamos atención a nuestra conciencia y a lo correcto, independientemente de quién esté involucrado». Y este principio es una de las piedras angulares de la recuperación, así como de las tradiciones.


¿Qué significa en realidad «principios antes que personalidades»? Significa que practicamos la honestidad, la humildad, la compasión, la tolerancia y la paciencia con todos, nos caigan bien o no. Anteponer los principios a las personalidades nos enseña a tratar igual a todo el mundo. El Duodécimo Paso nos pide que apliquemos los principios en todos los aspectos de nuestra vida; la Duodécima Tradición nos pide que los apliquemos en nuestras relaciones con todos.


La práctica de estos principios no termina con nuestros amigos ni cuando nos vamos de la reunión. Es para todos los días, con todo el mundo... en todos los aspectos de nuestra vida.


Sólo por Hoy: Escucharé mi conciencia y haré lo correcto. Me centraré en los principios, no en la personalidad de la gente.

0 vistas