Autocompasión o recuperación; la decisión es nuestra



21 de febrero


«La autocompasión es uno de nuestros defectos más autodestructivos; nos consume toda la energía positiva.»


Texto Básico, p. 92 Durante la adicción activa, muchos usábamos la autocompasión como mecanismo de supervivencia. No creíamos que hubiera alternativa a vivir con nuestra enfermedad, o quizás no queríamos creerlo. Mientras pudiéramos tenernos lástima y culpar a otro de nuestros problemas, no teníamos que aceptar las consecuencias de nuestros actos; como nos creíamos impotentes para cambiar, no teníamos que aceptar la necesidad de un cambio. El uso de este «mecanismo de supervivencia» nos mantenía alejados de la recuperación y, día a día, nos acercaba a la autodestrucción. La autocompasión es una herramienta de nuestra enfermedad; tenemos que dejar de utilizarla y aprender, en cambio, a usar las nuevas herramientas que encontramos en el programa de NA.


Hemos llegado a creer que contamos con ayuda efectiva. Cuando la buscamos y la encontramos en el programa de NA, la gratitud desplaza a la autocompasión. Hay muchas herramientas a nuestra disposición: los Doce Pasos, el apoyo de nuestro padrino, el compañerismo de otros adictos en recuperación y la protección de nuestro Poder Superior. La disponibilidad de todas estas herramientas es más que suficiente para estar agradecidos. Ya no vivimos en aislamiento, sin esperanza; tenemos ayuda garantizada a mano para cualquier cosa que enfrentemos. La forma más segura de estar agradecidos es aprovechar la ayuda que nos ofrece el programa de NA y experimentar la mejoría que éste produce en nuestra vida.

Sólo por Hoy: Estaré agradecido por la esperanza que me ha dado NA. Cultivaré mi recuperación y dejaré de cultivar mi autocompasión.

0 vistas