Cómo se debe tratar a un adicto a las drogas

Es clave entender que el adicto es una persona con dos problemas: el sufrimiento que tiene y el mal remedio que busca en la droga.



Fui alcohólico y consumidor de cocaína por más de 10 años. Estuve internado tres veces en clínicas psiquiátricas. Un psiquiatra descubrió que tenía una depresión subterránea y gracias a eso hace 8 años que estoy limpio con antidepresivos y psicoanálisis. F.P.Q., CABA

Conductas como fumar cigarrillos, comer en exceso, beber alcohol, consumir marihuana, cocaína, drogas de diseño o LSD son las adicciones más frecuentes de la época actual.


Siempre es un interrogante el por qué algunos individuos se vuelven adictos a una determinada sustancia y otros no, a pesar de que ambos la hayan consumido.


El psiquiatra y psicoanalista armenio Edward J. Khantizian (profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard y ex presidente de la Academia Estadounidense de Psiquiatría de Adicciones) es un experto desde hace más de 50 años en el tratamiento de personas con diversas adicciones.


Este especialista constató al atender a sus pacientes adictos, que todos ellos habían consumido al menos tres sustancias psicoactivas diferentes antes de desarrollar la dependencia o la adicción por la que iban a ser tratados.

El tratamiento de la adicción a menudo se centra en lograr la abstinencia o la reducción del consumo. Norberto Abdala MÉDICO PSIQUIATRA

Fue entonces cuando este autor se preguntó por qué se había seleccionado esa droga y no otra, llegando a la conclusión de que cada paciente “elegía” la droga que más le servía para aliviar un previo malestar emocional.


Postuló su Teoría de la Automedicación por la cual la persona adicta utiliza una determinada droga como si fuera un remedio para sentirse mejor y no porque sea vicioso o inmoral (concepción que aun persiste).


El tratamiento de la adicción a menudo se centra en lograr la abstinencia o la reducción del consumo con su daño consecuente.


Si bien muchas personas se benefician de tales enfoques, si no se trata el dolor emocional y la angustia subyacente, la persona sigue siendo vulnerable a una recaída.

Prevalece así el importante criterio de no considerar al adicto como solo quien busca el placer o su autodestrucción con la droga, si no pone el acento en entender cómo intenta evitar el individuo un sufrimiento que resulta intolerable. El consumo sería entonces lo que se ve del iceberg mientras debajo lo sostienen personales sufrimientos muy penosos.

Siempre es un interrogante el por qué algunos individuos se vuelven adictos a una determinada sustancia y otros no, a pesar de que ambos la hayan consumido. Norberto Abdala MÉDICO PSIQUIATRA

Así, por ejemplo, el alcohol alivia los sentimientos de aislamiento, timidez, vacío o ansiedad; la cocaína y los estimulantes mejoran la falta de energía, alivian la depresión y la marihuana busca calmar la angustia y desconectarse de una realidad dolorosa.


Khantzian ubica en la temprana infancia el aprendizaje de la regulación emocional y describe cuáles serían algunas de las consecuencias del fracaso de no poder internalizar la capacidad de autocuidado proveniente de los padres. Esta capacidad cuando es bien incorporada permite protegerse de los peligros, tener un preciso criterio de realidad, capacidad de juicio, control de la angustia y la habilidad de sacar conclusiones sobre causas y consecuencias.


Por lo tanto, no es aconsejable que la atención de un individuo adicto sea impersonal, protocolizada o estandarizada ya que así el tratamiento de la adicción será igual para todos los pacientes.

Resulta entonces clave atender a los factores subyacentes de la adicción, ya que el adicto es una persona con dos problemas: el sufrimiento que tiene y el mal remedio que busca en la droga.


Si solo se trata esto último se llega al fracaso y, lo que suele ser peor, se termina acusando al paciente de ser responsable del mismo.


Fuente: https://www.clarin.com/viva/debe-tratar-adicto-drogas_0_u2X_IaWE.html

0 vistas