Confraternidad

19 de septiembre


«En NA nuestra alegría se multiplica al compartir un buen día y nuestras penas se alivian al compartir uno malo. Por primera vez en nuestra vida no tenemos por qué estar solos.»


IP Nº 16, Para el recién llegado


Si ponemos en práctica el empleo de los pasos y otras herramientas de nuestro programa para superar las dificultades, podemos disfrutar de la alegría de vivir limpios. Pero nuestra alegría pasa demasiado rápido si no la compartimos con los demás, mientras que las dificultades que se sobrellevan en soledad quizás tarden demasiado en pasar. En la Confraternidad de Narcóticos Anónimos, muchas veces multiplicamos nuestras alegrías y dividimos las cargas compartiéndolas los unos con los otros.


Los adictos, en recuperación, a veces experimentamos placeres que, sólo otro adicto puede apreciar. Los compañeros nos comprenden cuando les hablamos del orgullo que hoy nos produce cumplir un compromiso, del afecto que sentimos al enmendar una relación dañada, del alivio que nos produce no tener que consumir drogas para pasar el día. Cuando compartimos estas experiencias con adictos en recuperación y nos responden con historias similares, nuestro placer se multiplica. El mismo principio se aplica a los retos que se nos presentan como adictos en recuperación. Al compartirlos, y dejar que otros miembros de NA compartan su fortaleza, nuestra carga se hace más liviana.


La hermandad que tenemos en Narcóticos Anónimos es preciosa. Al compartir todos juntos, aumentamos las alegrías y disminuimos el peso de la vida en recuperación.


Sólo por Hoy: Compartiré mis alegrías y mis dificultades con otros adictos en recuperación. También compartiré las suyas. Estoy agradecido por los sólidos lazos de hermandad de Narcóticos Anónimos.

3 vistas