Crecimiento



08 de enero


«Nuestra condición espiritual es la base para una recuperación satisfactoria que ofrece un crecimiento ilimitado.»


Texto Básico, p. 51


Cuando nuestros miembros celebran el aniversario de su recuperación, a menudo dicen que en NA han «crecido». Pues bien, pensamos, ¿qué significa eso? Empezamos a preguntarnos si ya somos adultos. Revisamos nuestra vida y vemos que sí, que todos los atributos de la madurez están allí: el talonario de cheques, los hijos, el trabajo, las responsabilidades. Sin embargo, por dentro a menudo nos sentimos como niños. Con frecuencia la vida todavía nos confunde. No siempre sabemos cómo actuar. A veces nos preguntamos si de verdad somos adultos, o si somos niños dentro de un cuerpo adulto y con responsabilidades de adultos.


Ni la edad física ni el grado de responsabilidad son las mejores maneras de medir el crecimiento, sino nuestro estado espiritual, la base de nuestra recuperación. Si todavía dependemos de la gente, los lugares y las cosas para que nos brinden satisfacción interior, como un niño que depende de sus padres para todo, está claro que debemos crecer un poco más. Pero si nos apoyamos con firmeza sobre la base de nuestra condición espiritual, teniendo en cuenta que nuestra responsabilidad más importante es mantenerla, podemos afirmar que somos maduros. Sobre esta base, nuestras oportunidades de crecer son ilimitadas.


Sólo por Hoy:

La medida de mi madurez es el grado de responsabilidad que asumo para el mantenimiento de mi condición espiritual. Hoy será mi prioridad más importante.

2 vistas