El idioma de la identificación

19 de noviembre




«...el adicto se identificaría desde el principio, tanto como le hiciera falta, para convencerse de que podía mantenerse limpio mediante el ejemplo de otros cuya recuperación se había prolongado durante muchos años.»


Texto Básico, p. 100


La mayoría, como no estábamos muy seguros de que NA fuera para nosotros, la primera vez que fuimos a una reunión encontramos muchas cosas que criticar. O bien nos parecía que nadie había sufrido tanto como nosotros, o que no habíamos sufrido bastante. Pero a medida que escuchábamos, empezamos a oír algo nuevo, un idioma sin palabras con sus raíces en el reconocimiento, la creencia y la fe: el idioma de la identificación. Como deseábamos integrarnos, seguimos escuchando.


A medida que aprendemos a comprender el lenguaje de la empatía, descubrimos toda la identificación que necesitamos. Para entender este idioma especial, escuchamos con el corazón. Tiene pocas palabras; es más para sentir que para hablar. No predica ni alecciona, escucha. Puede alcanzar y conmover el espíritu de otro adicto sin una sola palabra.


La fluidez en el idioma de la identificación llega con la práctica. Cuanto más lo usamos con otros adictos y con nuestro Poder Superior, mejor lo entendemos. Hace que sigamos viniendo.


Sólo por Hoy: Escucharé con mi corazón. Cada día que pase tendré mayor fluidez con el idioma de la identificación.

2 vistas