Hacer lo que decimos

19 de diciembre




«Las palabras no significan nada a menos que las pongamos en práctica.»


Texto Básico, p. 67


El Duodécimo Paso nos recuerda «practicar estos principios en todos los aspectos de nuestra vida». En NA vemos ejemplos vivientes de esta sugerencia por todas partes. Los miembros con más experiencia, los que parecen tener un aura de paz a su alrededor, demuestran los beneficios de aplicar en su vida este fragmento de sabiduría.


Para recibir las recompensas del Duodécimo Paso, es fundamental que practiquemos los principios espirituales de recuperación incluso cuando nadie nos ve. Si hablamos de recuperación en las reuniones, pero continuamos viviendo como lo hacíamos durante la adicción activa, nuestros compañeros podrían sospechar que no hacemos más que citar frases hechas.


Lo que trasmitimos a los miembros más nuevos proviene más de cómo vivimos que de lo que decimos. Si aconsejamos a alguien que «suelte las riendas» sin haber experimentado el milagro del Tercer Paso, es muy probable que el mensaje no llegue a los oídos del recién llegado al que va dirigido. Si en cambio «hacemos lo que decimos» y compartimos nuestra auténtica experiencia de recuperación, el mensaje sin duda resultará evidente para todos.


Sólo por Hoy: Practicaré los principios de recuperación, aunque sea yo el único que lo sepa.

0 vistas