¿La recaída en el consumo de drogas significa que el tratamiento ha fallado?

No. El carácter crónico de la adicción significa que para algunas personas la recaída—es decir, volver a consumir la droga luego de intentar dejarla—puede ser parte del proceso, si bien los tratamientos más nuevos están diseñados para ayudar a evitarla. Los índices de recaída en el consumo de drogas son similares a los índices de otras enfermedades crónicas. Si una persona deja de seguir el plan de tratamiento, es probable que sufra una recaída.




El tratamiento de las enfermedades crónicas incluye la modificación de conductas muy arraigadas, y la recaída no significa que el tratamiento haya fallado. Cuando una persona que se está recuperando de una adicción sufre una recaída, es una señal de que debe hablar con su médico para reiniciar el tratamiento, modificarlo o probar un tratamiento distinto.


Si bien la recaída es una parte normal de la recuperación, en el caso de algunas drogas puede ser muy peligrosa y hasta mortal. Si una persona consume la misma cantidad de droga que consumía antes de interrumpir el consumo, es fácil que sufra una sobredosis porque su organismo ya no está acostumbrado al nivel de exposición a la droga que tenía antes. Una sobredosis ocurre cuando la persona consume una cantidad de droga suficiente para producir sensaciones desagradables o síntomas que ponen en peligro su vida o le causan la muerte.


Fuente: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/las-drogas-el-cerebro-y-el-comportamiento-la-ciencia-de-la-adiccion/tratamiento-y-recuperacion

3 vistas