Lentes y actitudes

11 de octubre



«Nuestras mejores ideas nos metieron en problemas, [...] La recuperación es un cambio constante de nuestras ideas y actitudes.»

Texto Básico, p. 63


Durante la adicción activa, el mundo probablemente nos parecía un lugar horrible. Consumir nos ayudaba a soportar lo que veíamos. Hoy en día, sin embargo, comprendemos que el problema no era realmente las condiciones del mundo, sino que nuestras ideas y actitudes respecto a éste nos imposibilitaban encontrar un sitio cómodo en él.


Nuestras actitudes e ideas son el lente a través del cual vemos nuestra vida. Si nuestras «gafas» están empañadas o sucias, nuestra vida se ve borrosa. Si no enfocamos bien nuestra actitud, el mundo entero aparece distorsionado. Para ver claramente, es necesario que mantengamos una actitud e ideas limpias, libres de cosas tales como el resentimiento, la negación, la autocompasión y la obcecación. Para cerciorarnos de que nuestra visión de la vida no está desenfocada, tenemos que hacer que nuestras ideas coincidan con la realidad.


Durante la adicción, nuestras mejores reflexiones nos impedían ver claramente, tanto el mundo como nuestra responsabilidad en él. La recuperación sirve para corregir la graduación de los lentes de nuestra actitud. Los pasos, al despojarnos de la negación y reemplazarla por la fe, la honestidad respecto a uno mismo, la humildad y la responsabilidad, nos ayudan a ver nuestra vida de una forma completamente nueva. Después nos ayudan a mantener nuestros lentes espirituales limpios, animándonos a examinar regularmente nuestras ideas, actitudes y acciones.


El mundo, hoy en día, visto a través de los lentes limpios de la fe y la recuperación, parece un lugar más cálido y acogedor para vivir.


Sólo por Hoy: Veré el mundo y mi vida a través de los lentes espirituales limpios de mi programa.

5 vistas