Motivaciones de servicio



17 de diciembre


«Todo lo que ocurra en el transcurso del servicio de NA debe estar motivado por el deseo de llevar mejor el mensaje de recuperación al adicto que todavía sufre.»


Texto Básico, p. XXVIII


Nuestras motivaciones a menudo nos sorprenden. Al comienzo de nuestra recuperación casi siempre eran una sorpresa. Hemos aprendido a revisar nuestras motivaciones a través de la oración, la meditación, los pasos, de hablar con nuestro padrino o madrina y otros adictos. Cuando sentimos la necesidad particularmente fuerte de hacer o tener algo, es importante que echemos un vistazo a nuestras motivaciones para ver qué queremos en realidad.


Al comienzo de la recuperación, muchos nos entregamos con gran fervor al servicio sin haber empezado una práctica regular de comprobación de motivaciones. Tardamos un tiempo en aprender a ser conscientes de las auténticas razones de nuestro entusiasmo. Quizás queramos impresionar a los demás, demostrar nuestra capacidad o ser conocidos e importantes. Ahora bien, es posible que estos deseos no sean perjudiciales en otro ambiente, exteriorizados de otra manera, pero en el servicio de NA pueden causar mucho daño.


Cuando acordamos hacer servicio en NA, tomamos la decisión de ayudar a otros adictos a descubrir y mantener la recuperación. Tenemos que revisar cuidadosamente los motivos por los que hacemos servicio y recordar que es mucho más fácil ahuyentar a los adictos en activo que convencerlos de que se queden. Cuando les mostramos jugarretas, manipulación o pomposidad, les presentamos una imagen poco atractiva de la recuperación. Sin embargo, el deseo generoso de servir a los demás crea un ambiente atractivo para el adicto que todavía sufre.


Sólo por Hoy: Revisaré mis motivaciones en busca de un verdadero espíritu de servicio.

4 vistas