Nuestra relación con un Poder Superior

31 de octubre


«La recuperación continuada depende de nuestra relación con un Dios bondadoso que nos cuide y haga por nosotros lo que sabemos que es imposible que hagamos por nuestra cuenta.»


Texto Básico, p. 112

Trabajar los Doce Pasos de Narcóticos Anónimos nos brinda un nuevo comienzo en la vida y cierta orientación para vivir en el mundo. Pero los pasos son algo más que un nuevo comienzo. Si los trabajamos lo mejor que podemos, desarrollamos una relación con un Poder Superior personal.


En el Tercer Paso, decidimos permitir que un Dios bondadoso influya en nuestra vida. Gran parte del valor, la confianza y la buena voluntad que necesitamos para continuar con los pasos siguientes proviene de esta decisión. En el Séptimo Paso avanzamos aún más cuando le pedimos a este Poder Superior que cambie nuestra vida. El Undécimo Paso es nuestra forma de mejorar esta relación.


La recuperación es un proceso de crecimiento y cambio que renueva nuestra vida. Los Doce Pasos son el mapa de ruta, las instrucciones específicas que seguimos para continuar en recuperación. Pero el apoyo que nos hace falta para seguir con cada paso procede de nuestra fe en un Poder Superior, de la convicción de que todo saldrá bien. La fe nos da valor para actuar. Cada paso que trabajamos está respaldado por nuestra relación con un Dios bondadoso.


Sólo por Hoy: Recordaré que el origen de mi valor y buena voluntad es mi relación con un Poder Superior.

0 vistas