Nuevos horizontes

12 de septiembre


«Mi vida está bien perfilada y me estoy convirtiendo en una versión de mí misma más agradable, no en la persona neurótica y aburrida que pensaba que sería sin drogas.»


¿Existe de verdad una vida sin drogas? Los recién llegados están convencidos de que están destinados a tener una vida monótona cuando dejen de consumir; pero es un miedo alejado de la realidad.


Narcóticos Anónimos abre la puerta a una nueva forma de vida para nuestros miembros. Lo único que perdemos en NA es la esclavitud de las drogas. Ganamos un montón de amigos nuevos, tiempo para nuestras aficiones, la capacidad de tener un empleo estable y hasta de estudiar, si lo deseamos. Podemos emprender proyectos y verlos terminados. Podemos ir a bailar y sentirnos cómodos, por muy torpes que seamos. Empezamos a hacer cálculos de dinero para viajar, aunque sea a un camping cercano. En recuperación, descubrimos qué nos interesa y nos dedicamos a nuevos pasatiempos. Nos atrevemos a soñar.


La vida sin duda es diferente cuando tenemos las reuniones de Narcóticos Anónimos a las cuales volver. Por medio del amor que encontramos en NA, empezamos a creer en nosotros. Equipados con esta confianza, nos animamos a entrar en el mundo en busca de nuevos horizontes. Muchas veces, el mundo es un poco mejor porque un miembro de NA ha estado allí.


Sólo por Hoy: Puedo vivir una vida agradable y bien perfilada; una vida que nunca había creído que existiera. La recuperación me ha abierto nuevos horizontes y me ha equipado para explorarlos.

0 vistas