Rendirse para ganar


13 de enero


«La ayuda para los adictos empieza en el momento en que somos capaces de admitir nuestra derrota completa.»


Texto Básico, p. 26


Derrota total... !qué concepto¡ Eso querrá decir rendirse. Rendirse... entregarse de forma absoluta. Abandonar sin reservas. Levantar las manos y dejar de luchar. Tal vez levantar la mano en nuestra primera reunión y admitir que somos adictos.


¿Cómo sabemos si hemos hecho un Primer Paso que nos permite vivir sin drogas? Lo sabemos porque cuando damos ese paso gigantesco ya no tenemos que volver a consumir nunca más... Sólo por hoy. Así es. No es fácil, pero es muy sencillo.


Trabajamos el Primer Paso. Aceptamos que sí, somos adictos. «Una es demasiado y mil no son suficientes.» Lo hemos comprobado en carne propia bastantes veces. Admitimos que no podemos controlar las drogas de ninguna manera. Lo admitimos; si es necesario, lo decimos en voz alta.


Practicamos el Primer Paso al empezar el día. Por un día. Admitirlo nos libera -sólo por hoy- de la necesidad de vivir nuestra adicción otra vez. Nos hemos rendido a esta enfermedad. Nos entregamos. Abandonamos. Pero al darnos por vencidos, ganamos. Y esta es la paradoja del Primer Paso: nos rendimos para ganar, y al rendirnos ganamos un poder mucho mayor del que jamás imaginamos posible.


Sólo por Hoy: Admito que soy impotente ante mi adicción. Me rendiré para ganar.

0 vistas