Una promesa, muchos regalos

20 de enero



«Narcóticos Anónimos ofrece sólo una promesa: liberarnos de la adicción activa...»


Texto Básico, p. 120


Imagina lo que habría pasado si al llegar a las puertas de Narcóticos Anónimos, desesperados y con el deseo de dejar de consumir drogas, nos hubiéramos encontrado con una propaganda comercial: «Si trabaja los pasos y no consume drogas, se casará, vivirá en una urbanización, tendrá 2, 6 hijos, y empezará a vestirse de determinada manera. Se convertirá en miembro responsable y productivo de la sociedad y será el acompañante ideal de reyes y presidentes. Se hará rico y tendrá una carrera dinámica.» La mayoría de nosotros, recibidos con semejante palabrería, habríamos dado un grito y salido corriendo hacia la puerta.


En lugar de recibirnos con disparates intimidatorios y predicciones aterradoras, nos reciben con una promesa: liberarnos de la adicción activa. Cuando escuchamos que no tenemos por qué volver a consumir drogas, sentimos un alivio maravilloso. ¡No nos van a obligar a convertirnos en nada!


Después de algún tiempo en recuperación, naturalmente que empiezan a pasar cosas buenas en nuestra vida. Recibimos regalos, regalos espirituales, dones materiales, dones con los que habíamos soñado pero que nunca nos atrevimos a esperar. Sin embargo, son auténticos regalos, no nos los prometen sólo por convertirnos en miembros de NA. Lo único que nos prometen es liberarnos de la adicción… ¡Y es más que suficiente!


Sólo por Hoy: Me han prometido librarme de la adicción activa. Los regalos que recibo son los beneficios de la recuperación.


3 vistas