Vernos en los demás

26 de septiembre



«No seremos mejores juzgando las faltas de los demás.»


Texto Básico, p. 44


¡Qué fácil es señalar las faltas de los demás! Hay una razón: los defectos que mejor identificamos en los otros suelen ser los que nos resultan más familiares en nuestro propio carácter. Quizás notemos la tendencia de nuestros mejores amigos a gastar demasiado dinero, pero si examinamos nuestros propios hábitos probablemente notaremos la misma compulsión. Tal vez veamos que nuestro padrino está demasiado involucrado en el servicio, pero nos damos cuenta de que en los últimos tres meses, por un compromiso de servicio u otro, no hemos pasado ni un solo fin de semana con nuestra familia.


A menudo, lo que nos disgusta de nuestros compañeros es lo que nos disgusta de nosotros. Podemos aprovechar esta observación para nuestro beneficio espiritual. Cuando sintamos el impulso de juzgar a los demás, podemos cambiarle el rumbo y dirigirlo a nosotros para reconocer más claramente nuestros propios defectos. Lo que veamos nos ayudará a dirigir nuestras acciones hacia la recuperación y a convertirnos en individuos sanos y felices.


Sólo por Hoy: Estaré atento y haré todo lo necesario para proteger mi recuperación.

9 vistas